Los embutidos y los quesos no se mantienen bien en la nevera y pierden sabor. Una buena solución es un pequeño armario con ventilación natural.
Con una caja de vino (de dos o cuatro botellas) retocada, ya tenemos una pequeña fresquera que cabe en cualquier rincón de la cocina.

Medida pequeña:
37’5 x 20’4 x 10’3 cm
Tapa con rejilla metálica y 4 cáncamos para colgar embutidos
Precio por unidad: 10 €

Medida grande:
37’5 x 38 x 10’3 cm
Tapa con rejilla metálica y 4 cáncamos para colgar embutidos y 6 estantes para quesos y patés
Precio por unidad: 20 €